Ponencia 3: El dia del Partido

El día lunes me tocó vivenciar una de las experiencias más alegres para los Chilenos, el triunfo de nuestro país por sobre Suiza, y por querer decir yo estuve ahí, fui a ver el partido a la Plaza de la Constitución y luego fui a la Plaza Italia a “celebrar”

Cuando llegue allá, pude ver mucha gente que probablemente estaba ahí por la misma razón que yo, el tener una nueva experiencia, por la cual fuimos capaces de soportar el frío que hacia, y lo incomodo de ser no tan alta como los que interrumpían mi visión. Pero ahí nos quedamos todos.

Cuando llegó el gol la alegría era un sentimiento que no se podía evitar, el que no saltaba era suizo y la “masa” te llevaba a celebrar de la forma en que todos lo hacían, para que decir cuando el partido terminó. Todos, salvo los que tenían que volver a sus trabajos decidieron caminar desde Metro La Moneda hasta la Plaza Italia, era un mar de gente, saltando, gritando y cantando el himno nacional.

Pude darme cuenta que en momentos así es cuando la gente deja de lado sus problemas para darle paso a la alegría que entregaban 11 hombres a miles de kilómetros de distancia. Traspasaban sus frustraciones, todas sus problemáticas a la esperanza que les podía entregar esos 90 minutos de juego dejando de lado su conducta individual para hacerla social, entendida y aceptada por todos los demás. Más aún pude evidenciarlo en el momento en que comenzaron los desmanes, ¿Qué sentido tenia? Ninguno. Era una rabia que se liberaba contra locales comerciales, señalización, carabineros, solo por que había otro que estaba haciendo lo mismo. Quizás cuanta rabia por sueños incumplidos se estaba canalizando en ese momento, una vergüenza poder ver que la voluntad de un individuo tan capaz como cualquier otro se estuviera perdiendo de esa forma. Ahí fue cuando me pregunte, ¿Son solo los carabineros los encargados de mantener el orden y de cuidar nuestro entorno? ¿Y cada uno de nosotros? Si a lo mejor cada uno de los que estaba allá con la intención de celebrar un triunfo hubiéramos dicho que NO, la situación habría cambiado, cerca de 30.000 individuos no fueron capaces de decir basta. El miedo debió ser superior, solo en el momento en que se presenta una situación así es que decidimos tomar resguardo y nos hizo incapaces de proteger la seguridad de todos nosotros como grupo, fuimos capaces de celebrar todos juntos, pero no lo fuimos para cuidarnos los unos a los otros.

Ahora esperamos que la celebración se repita, no así lo que siguió posterior a esta. Muchos ya dan por vencedor a nuestro país y se preparan para celebrar en caso del solo hecho de avanzar a la siguiente etapa. Carabineros ya dispuestos, diversas fiestas, ¿pero y si no funciona? Seria una pena, pero cantar victoria antes de tiempo puede hacernos la desilusión aun mayor.



2 Hojas Pisadas:

  1. El fervor
    el entusiasmo
    la alegría
    reflejada en cada rostro
    de los que estabamos pendientes
    de aquellos metros cuadrados verdes

    fue sensacional!!

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.